El Biomagnetismo es una terapia no invasiva y preventiva, que fundamentalmente ayuda a la restauración de la homeostasis interna de un sistema vivo. Para que el cuerpo se enferme, el pH se altera por la presencia de microorganismos patógenos, virus, bacterias, hongos y parásitos, que necesitan de acidosis y alcalosis para sobrevivir. Al impactar con imanes puntos específicos, se reestablece el pH neutro con ello, desaparecen, los microorganismos, que son los causantes del 98% de la patología humana.

 

Un campo magnético atrae y repele las partículas cargadas de la sangre, creando movimiento y calor. Esto dilata los vasos sanguíneos, incrementando la circulación de la sangre y acelerando los procesos de curación y de recuperación. Con la energía que entregan los imanes se provocan cambios en la migración de los iones de calcio, lo que proporcionaría calcio a los huesos y que por otro lado, incrementaría la producción de hormonas de las glándulas endocrinas. Y por si fuera poco, también dice que modifica el pH de los líquidos, reduce el dolor y ayuda a la regeneración de células y tejidos nervios.