A continuación se expone el planteamiento, características y surgimiento del Programa de Desarrollo Integral – metodología experimental de vanguardia- que se realiza en el Centro de Integración y Desarrollo Humano.

 

En el mundo actual nos encontramos con un ritmo de vida acelerado donde el estrés, las tensiones y los problemas juegan un rol importante en nuestras vidas; se hace necesario encontrar una forma de lidiar y disponer de soluciones prácticas a estas situaciones cotidianas. Muchas alternativas nos han sido presentadas para lograr este objetivo ---escuelas filosóficas, variados grupos de desarrollo personal, religiones y diversas otras opciones; sin embargo estas vías han centrado su atención solo en algunas áreas de nuestro interior dejando otras fuera. Así en los 80's surge El DESARROLLO INTEGRAL ---programa de crecimiento personal puesto en marcha con distintos grupos experimentales y cuya finalidad es suplir las limitaciones de las opciones hasta entonces presentadas.

 

El Desarrollo Integral divide en cinco áreas el trabajo con el ser humano. La primera es el Área Corporal donde se ponen en práctica distintas técnicas para armonizar y desarrollar la vitalidad del cuerpo; una alimentación sana y equilibrada, ejercicios corporales y respiratorios para reducir tensiones y estrés, actividades de integración grupal son algunas de las prácticas utilizadas en esta área.

 

A continuación tenemos el Área Psicológica en que recorremos el mundo psíquico con sus múltiples caminos internos donde la formación familiar, social y cultural juega un rol primordial en nuestra autovaloración y la forma de comportarnos con los demás.

 

Aquí realizamos diferentes dinámicas de desarrollo personal que nos permiten conocernos mejor y efectuar cambios en nuestra forma de vida, así como también, tener acceso a determinadas herramientas para ayudar al prójimo y a nuestros seres queridos.

 

Luego tenemos el Área Cognitiva que corresponde al mapa interpretativo que se tiene del mundo que nos rodea; aquí nos encontramos con los cuestionamientos existenciales ¿Para qué? ¿De donde? ¿Por que? ¿Cuando? y las diferentes respuestas dadas por visionarios, místicos y pensadores en el transcurso de la historia; nos ponemos en contacto con los distintos cuerpos de conocimiento actuales, vemos los pro y limitaciones de estos y desarrollamos pautas internas para discernir y seleccionar correctamente las informaciones que incorporamos en nuestro Interior.

 

Después nos adentramos en el plano de las experiencias sutiles de la personalidad humana, el Área Vivencial donde se experimentan procesos profundos de conciencia y acceso a otros estados de comprensión, los cuales nos permiten desarrollar los valores que determinan nuestro interés y capacidades para ayudar a los demás; practicas como la meditación y ejercicios para desarrollar la concentración, técnicas especiales para modificar hábitos y cambiar conductas, son algunos de los recursos a los que podemos acceder en esta área.

 

Por ultimo nos contactamos con los niveles espirituales de nuestro interior, trabajamos con el Área Espiritual donde aprendemos a desarrollar y aplicar la voluntad, nos adentramos y descubrimos nuestros propósitos superiores y los distintos caminos que nos presenta la vida para realizarlos; ejercicios para el desarrollo de la observación, conocimiento y transformación de si mismo adjuntos a diversos recursos técnicos para perfeccionar nuestras facultades internas y capacidades de servicio son algunas de las herramientas que aprendemos en este nivel.

 

El Desarrollo Integral a su vez cuenta con un método de trabajo que contiene características propias que lo diferencian de otros planteamientos. Una de estas características es el énfasis puesto en el desarrollo autónomo de la persona; para esto se incentivan la participación activa del individuo y la movilización del potencial interno; se resalta así en cada etapa del programa la propia responsabilidad frente al crecimiento interior.

 

Esto esta complementado por una relación horizontal del individuo con otras personas, donde se evita la dependencia psicológica generándose así una relación de mayor confianza y apertura. Históricamente ha predominado la relación vertical de Maestro-Discípulo, Terapeuta-Paciente e Instructor-Alumno produciéndose con ello numerosas secuelas tales como actitudes de culto a la personalidad, devoción, fanatismo y exacerbada dependencia psicológica, como también problemas de autovaloración personal que redundan en una prolongación innecesaria de tratamientos terapéuticos y procesos de crecimiento personal.

 

El método se caracteriza por una interacción armónica y un proceso de retroalimentación creativa permanente entre los participantes del grupo; aquí el desarrollo de las propias capacidades -para unificar criterios, sintetizar planteamientos e integrar y consolidar procesos internos- se ve facilitado por la atmósfera de apertura y empatía de los miembros del grupo; la aceptación del otro, el autocontrol o dominio de si mismo, la veracidad y una actitud acritica son factores claves de este método de trabajo.

 

Se facilita así el desarrollo de las capacidades de auto-observación, auto-conocimiento y auto-transformación, que son procesos centrales en la evolución conciente del individuo donde eventualmente se accede a estados superiores de consciencia. El contacto con niveles universales y transcendentales del Ser y su corolario el servicio son objetivos centrales del método de desarrollo integral aquí expuesto.

 

Se participa en un proceso de desarrollo dinámico caracterizado por plantear objetivos centrales de desarrollo personal que se han de llevar a cabo en un período prolongado de tiempo, además de una constante auto-asignación de trabajos prácticos a corto y mediano plazo que modifiquen conductas y comportamientos limitantes. Una vez que se han consolidado ciertas etapas grupales se inicia una coordinación rotativa en que los participantes se turnan la dirección del grupo, lo cual permite la experimentación, conocimiento y desarrollo de las habilidades de liderazgo. Se evitan así problemas típicos tales como la autoafirmación personal y la centralización del poder directivo en alguno de los integrantes del grupo.

 

El Desarrollo Integral utiliza un Método que abarca los siguientes campos de experiencia:

Procesos Corporales

• Técnicas de relajación corporal.
• Técnicas de reducción de estrés.
• Desarrollo Corporal.
• Reestructuración del comportamiento.
• Manejo de conductas alternativas frente a los estímulos del medio de interacción.
• Desarrollo de distintas líneas de acción.

Procesos Psíquicos

• Resolución de la dualidad interna de pensamiento-emoción.
• Desarrollo de códigos psíquicos equilibrados.
• Estabilización y consolidación de procesos emocionales.

Procesos Cognitivos

• Procesamiento correcto de la información.
• Desarrollo de códigos cognitivos objetivos.
• Estudio de las matrices esotéricas contemporáneas.
• Manejo de códigos integrativos en el recepcionamiento de información.

Procesos Vivenciales

• Desarrollo de la calidad humana-principios, valores y fundamentos espirituales.
• Experimentación de estados de conciencia acrecentada.
• Expansiones de conciencia-captación de verdades trascendentales.
• Experiencias integrativas y universales.
• Bases internas de las facultades parapsicológicas.

Procesos Espirituales

• Libertad.
• Objetivos superiores.
• Comprensión del propósito existencial.
• Desarrollo del propósito interno de la conciencia.
• Captación y desarrollo concreto de la línea central y líneas paralelas de servicio.
• Desarrollo de la voluntad espiritual y su aplicación practica.

 

Participa del Programa de Formación Académica del C.I.D.H. capacitándote en el crecimiento personal y manejo de herramientas terapéuticas; desarrolla nuevas alternativas laborales y la posibilidad de ayudar a otras personas encauzando procesos individuales, de parejas, grupales e institucionales.

 

Los Títulos Académicos entregados por el Centro de Integración y Desarrollo Humano cuentan con la certificación en Calidad de Servicio de la Norma Chilena NCH 27 28 y la Norma Internacional ISO 9001. Los programas de formación académica incluyen la entrega de la certificación CIDH con los reconocimientos de calidad de la NCH 27 28 –Norma Chilena de Calidad- y la ISO 9001 –Norma Internacional de Calidad- y sus correspondientes timbres.


Billy Campbell
---Director---