En le asesoramiento con técnicas de programación neurolingüística busca obtener resultados rápidos. No intenta inmiscuirse en una exploración profunda sino, más bien, de un entrenamiento mental y afectivo para lograr nuestros objetivos.

 

En la sesión se trabaja en base a las ideas y representaciones mentales que tiene el cliente para modificaras o potenciarlas en función de lo que se quiere lograr en el trabajo, en la vida en pareja, en las relaciones sociales o laborales.

 

Este proceso de orientación, tiene una aplicación absolutamente práctica que nos permite, mediante técnicas y herramientas precisas, reconocer y desarrollar habilidades para el crecimiento personal y la mejora de las relaciones interpersonales. Pero sobre todo, nos permite conocer de manera objetiva la percepción de los demás y la de nosotros mismos.